“¿Qué he de hacer yo de bueno para conseguir la vida eterna?” — “Si […] quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (Mt 19, 16-17).

Por su modo de actuar y por su predicación, Jesús ha atestiguado el valor perenne del Decálogo que contiene una expresión privilegiada de la ley natural. Lo conocemos por la revelación divina y por la razón humana.

Los diez mandamientos, en su contenido fundamental, enuncian obligaciones graves. Sin embargo, la obediencia a estos preceptos implica también obligaciones cuya materia es, en sí misma, leve.

  1. Amarás a Dios sobre todas las cosas
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano
  3. Santificarás las fiestas
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre
  5. No matarás
  6. No cometerás actos impuros
  7. No robarás
  8. No darás falso testamento ni mentirás
  9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros
  10. No codiciarás los bienes ajenos

De La Vida de un Cristiano en Oraciones y Devociones. Usado con permiso: www.theologicalforum.org