Cardenal califica de “hermosa” la “fortaleza de la oración” tras ser dado de alta de COVID

Redacción Central, 10 Oct. 21 (ACI Prensa).-
El Arzobispo de Managua (Nicaragua), Cardenal Leopoldo Brenes Solórzano, que fue dado de alta de COVID-19 el pasado 11 de septiembre, agradeció las oraciones del pueblo de Dios y señaló que fue “hermoso” el “sentir la fortaleza de la oración” durante su internamiento.

“Es una cosa muy hermosa el encontrarnos con el Señor y sentir la fortaleza de la oración”, dijo el Cardenal Brenes en un videomensaje publicado el 10 de octubre al referirse a su tiempo de convalecencia en el hospital.

“Quiero agradecerles a mis buenos sacerdotes, religiosos, religiosas, y a todos los laicos, no solamente de la arquidiócesis, sino de todo el país. Tengo que agradecer a mis hermanos obispos que han estado al tanto, y al personal de salud del hospital”, agregó.

El 11 de septiembre el Cardenal Brenes dejó el Hospital Militar Escuela “Doctor Alejandro Dávila Bolaños”, donde estuvo hospitalizado durante 15 días tras dar positivo al coronavirus.

“Después de casi más de un mes de que el Señor me pusiera esta dura prueba de ser contagiado por el virus, después de pasar buen tiempo en el hospital y reposo en mi casa, voy siguiendo fielmente las orientaciones. Sabemos que la recuperación es lenta pero le estamos echando ganas”, contó en el videomensaje.

El Cardenal dijo que todavía sigue en recuperación y que tiene “que empezar a caminar”. “Estoy haciendo los ejercicios que los médicos me han indicado”, contó.

“Gracias y sigan orando por mí, para que sea el obispo que ustedes se merecen. Aquí en mi lecho de recuperación sigo haciendo oraciones, el santo oficio, la Eucaristía y momentos de silencio”, continuó en su mensaje.

También saludó “a las personas que han perdido a sus familiares” y a todas “las personas que están en los hospitales”. “Estoy orando por ellos y por quienes han perdido a un ser querido”, agregó..

Finalmente, el arzobispo hizo un llamado a seguir los protocolos de bioseguridad para protegerse del contagio del COVID-19

“No bajemos la guardia”, dijo antes de dar una bendición final.

Durante la pandemia en Nicaragua han fallecido 16 sacerdotes, el último de los cuales fue el P. Mario José Jarquín, que murió el 13 de septiembre.

Según las cifras de la agencia Reuters, en Nicaragua ha habido 11.739 contagios y 205 muertes relacionadas con el coronavirus en el país desde que comenzó la pandemia.