Siempre juntos con Lizmar y Eliu Ramos: Mons. Roberto Sipols y la culpa