Siempre Juntos con Lizmar y Eliu: Mons Roberto Sipols: Esperar un Sanador