Día 45. Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.

No creo que haya habido un momento en el que haya sido fácil ser apóstol. Después de todo, diez de los primeros doce murieron mártires. Por nuestro bautismo, todos estamos llamados a ser apóstoles: a hablar la verdad y predicar la Buena Nueva, en todo momento. Admiramos el coraje y la firmeza de los hombres y mujeres que perseveran en su esfuerzo por difundir la fe, incluso cuando otros disminuyen su confianza con burlas y comentarios hirientes y, a veces, con agresiones físicas brutales. Entonces, ¿dónde encuentra un apóstol su valor? De la Reina de los Apóstoles, que nos lleva a Jesús y nos ayuda a reflexionar sobre sus palabras. Piensa en ese día de Pentecostés y en todos los apóstoles reunidos alrededor de María en la estancia superior. Para el apóstol moderno, un soldado de Cristo, su arma es su rosario y su armadura es el escapulario.

“Reina de los Apóstoles, ruega por la Iglesia y la nación”.

Fr. Rocky Fr. Rocky - Director Ejecutivo y CEO de Relevant Radio

Ver artículos anteriores de la novena. O suscríbete para recibir estas reflexiones en tu bandeja de entrada cada mañana.