Día 36. Estrella de la mañana, ruega por nosotros.

La estrella de la mañana, Stella matutina, anuncia la llegada del sol saliente, pero la estrella de la mañana no es en realidad una estrella, es el planeta Venus, pero es más brillante que cualquier estrella en el cielo. Del mismo modo, la Santísima Virgen anuncia la venida de Nuestro Salvador Jesucristo, llegando a la escena en la historia justo antes de Jesús. Así como la estrella de la mañana, un planeta, es más brillante que cualquier estrella en el cielo, nuestra Santísima Madre, un ser humano, brilla en el cielo más que todos los santos y ángeles. La estrella de la mañana es una cosa hermosa para la vista, y su apariencia hará que te preguntes cómo Dios pudo crear algo tan hermoso.   Quizás en el cielo, cuando veamos la estrella de la mañana, todavía nos sigamos maravillando. Recientemente, Benedicto XVI escribió: “A lo largo de la historia, Dios nunca ha dejado de usarla como la luz a través de la cual nos conduce hacia Él”.

“Estrella de la mañana, ruega por la Iglesia y la nación”.

 

Fr. Rocky Fr. Rocky - Director Ejecutivo y CEO de Relevant Radio

Ver artículos anteriores de la novena. O suscríbete para recibir estas reflexiones en tu bandeja de entrada cada mañana.