Día 32. Torre de Marfil, Ruega por nosotros.

Nunca he visto una torre de marfil, ni un unicornio, ni he tenido una aparición de la Santísima Madre, pero si pudiera pedir un solo deseo de los tres, me gustaría ver a Nuestra Señora, aún más hermosa que una Torre de Marfil. Aquí hay otro título simbólico de la Santísima Madre. Puedes ver una representación de esta torre de marfil en un panel de un vitral en la Iglesia de Nuestra Señora de Loreto, cerca del Mar Adriático en Italia. Esta letanía se desarrolló orgánicamente a partir de la piedad de los fieles a principios de la Edad Media, una época en la que el marfil era un material precioso y codiciado para la joyería. Era raro y puro, extraído de tierras exóticas, y un símbolo de la santa pureza. Y la santa pureza fue fuente de fuerza para la Santísima Virgen María. Una torre de marfil es pura, hermosa y fuerte: como la Santísima Madre.

 

Fr. Rocky Fr. Rocky - Director Ejecutivo y CEO de Relevant Radio

Ver artículos anteriores de la novena. O suscríbete para recibir estas reflexiones en tu bandeja de entrada cada mañana.