Dia 30. Rosa mística, ruega por nosotros.

Dios nos da lo que necesitamos y nos da lo que es bueno para nosotros. Y nuestra Madre, la Santísima Madre, frecuentemente está moviendo algunos hilos desde arriba. En un momento de profunda crisis de duda -dudando si él debía huir del terror de los comunistas en Madrid durante la Guerra Civil española en 1937 – San Josemaría, por única vez en su vida, rogó a la Santísima Madre que le diera alguna señal de que estaba haciendo lo correcto. Se despertó a la mañana siguiente y descubrió una pequeña rosa de madera dorada en el suelo junto a él. Y sonrió. La “rosa mística” de los bosques y montañas de Rialp. El Cantar de los Cantares y el Libro de Isaías hablan de una rosa que florece en el desierto, y en Adviento cantamos, “Mira, cómo florece una rosa”, todo en referencia a Nuestra Señora.

“Rosa mística, ruega por la Iglesia y la nación”.

Fr. Rocky Fr. Rocky - Director Ejecutivo y CEO de Relevant Radio

Ver artículos anteriores de la novena. O suscríbete para recibir estas reflexiones en tu bandeja de entrada cada mañana.