Día 29. Vaso insigne de devoción, ruega por nosotros.

¿A qué se parece la devoción? Hace algunos años, cuando empezamos la Academia Aquino en Pittsburgh, me gustaba llevar a los estudiantes a la capilla después del almuerzo para visitar al Santísimo Sacramento.  Era maravilloso ver lo ansiosos y abiertos que estaban por visitar a Jesús.  Dos niñas, de quinto y sexto grado, siempre iban directo hacia un devocional en rinconcito de un lado de la Iglesia que estaba lleno de luces de vigilia y una estatua de la Santísima Madre. Se arrodillaban, juntaban sus manos, inclinaban la cabeza y rezaban calladas, sin preocupaciones del mundo.  Qué imagen de pura devoción. Las dos niñas ahora están casadas y tienen hijos a quienes sin duda transmitirán su fe sólida. De rodillas, con las manos juntas y la cabeza inclinada: ¡es la imagen misma de la devoción!  Así como la estatua de María y su Madre Santa Ana en la Iglesia de Santa Ana en Jerusalén.

“Vaso insigne de devoción, ruega por la Iglesia y la nación”.

Fr. Rocky Fr. Rocky - Director Ejecutivo y CEO de Relevant Radio

Ver artículos anteriores de la novena. O suscríbete para recibir estas reflexiones en tu bandeja de entrada cada mañana.