Siempre juntos con Lizmar y Eliu: Llenar el tanque emocional de los hijos y bendecir la mesa