Siempre Juntos con Lizmar y Eliu Ramos: Los ancianos, futuro de la Iglesia